domingo, 11 de octubre de 2015

In The Wonderland (FC)1: Inicio




Alice in The Wonderland Fan-Fic
Capítulo 1: Inicio


(Londres, Inglaterra) 


Lyla Evans es una adolescente-adulta de 19 años que se encuentra dando su paseo matutino por la plaza de Lewis Caroll, autor del famoso libro de Alicia en el país de las maravillas, un libro imaginativo y fantástico que aun hoy en día se lee mucho. 
O por lo menos se creía que era solo un mito....
Lyla es una bella mujer de tez blanca, con el cabello recogido en una coleta, de colores rubios y medio amarronado, lleva como sujetador/broche para el cabello una nota negra, una camiseta de una banda de música que le gusta, un chaleco femenino nuevo de moda, oscuro, unos jeans azul oscuro y unos zapatos amarronados, al estilo vaqueros; sin embargo, lo más atractivo de su inigualable figura y atrayente personalidad, son sus ojos, una mezcla de esmeraldas con zafiros.  Sin duda, la mujer perfecta para cualquier persona que aspirará a salir con ella o casarse. 
Lyla caminaba tranquilamente, mientras tenía un libro en mano, un libro con varias notas periodísticas que su padre le había hecho, solo para ella, el libro parecía atraerle bastante; incluso al punto en que no se dió cuenta que había entrado a la zona prohibida de la plaza de Caroll, donde un enorme árbol, que lleva varios siglos allí, es el máximo gobernante de esa zona, al ver a donde había llegado, Layla se disponía a volver sobre sus pasos para no tener problemas y si alguien la veía, le diría que por un error había terminado allí, pero no pudo. Un conejo marroncito de largas y bellas orejas, con unos ojos como la mezcla de las esmeraldas y los diamantes, hizo su aparición captando su atención completamente, el conejito se paró a ver a Layla, la joven se acercó al Conejo, el cual se lanzó al gran hueco del enorme árbol, Layla, cegada por su curiosidad, entró al hueco del árbol, pero para su sorpresa, el conejo la atrajo dentro del hueco, haciéndola caer y caer, sin que hubiera un final, por un largo "túnel", hasta que al final, calló en como si fuera, una habitación, aunque solo habían cuatro puertas, cerca de ella había una mesa con una llave, Layla tomó la llave y se acercó a la puerta azul, en ella esperaba el conejito.
Al acercarse a la puerta azul con la llave, la puerta se abrió y conejo entró rápidamente por la puerta, Layla siguió al conejo, luego de que ella entrará la puerta se cerró totalmente. 
Layla abrió los ojos, no podía ver lo que creía, un jardín gigantesco, o por lo menos eso parecía, estaba frente a ella, a una gran distancia, pudo distinguir unas flores bastante peculiares, dado, que para su sorpresa, parecían tener rostro. 
Layla abrió sus ojos y los cerró rápidamente, realmente parecía que tuvieran rostros humanos esas flores, se puso de pie y vio a 10 metros de ella, al conejo que había perseguido, Layla le sonrió amablemente y dijo: 

-Ven pequeño, no voy a hacerte daño. 


El conejo comenzó a brillar de un tono medio como el diamante. Y apareció una silueta de diamante de una chica, para luego romperse y hacer aparecer a la chica de la silueta frente a Layla, la cual miró sorprendida a la chica que había sido el conejo en algún momento.
La chica se acercó sonriendo amablemente a Layla, hasta quedar a unos pocos metros de Layla. Era una chica de tez pálida, de cabellos amarronados como el chocolate, ojos como una combinación de esmeraldas y diamantes, con un vestido azul, en el cual llevaba un gran moño en la parte del cuello blanco, con unos googles marrones, con un collar de una corona, el vestido tenía unos símbolos como diamantes blancos y dorados, con unos volantes blancos abajo, y llevaba unos zapatos amarronados con azul.  

-Mi nombre es Cecile, yo soy el conejo de el reino de espadas; Y mano derecha de la reina de espadas. Encantada de conocerte, Layla. 


Layla no podía creer lo que estaba sucediendo, parecía como si ella fuera Alice del libro de Lewis Caroll.
Cecile tomó un pequeño frasquito de cristal, con el símbolo en la punta del as de espadas, en el cual había un liquido como agua, Cecile bebió el contenido del frasco, pero sin tragarlo. Dio unos pocos pasos hacía Layla, y para sorpresa de Layla, los labios de Cecile se encontraron con los de ella, Cecile le transmitió el contenido del frasco a Layla mediante el beso, Layla retrocedió un poco, pero tropezó, sin embargo, Cecile aun no se apartaba de aquel "beso" que le estaba dando a Layla. 
Layla terminó tragando el contenido del frasco que Cecile le dio, fue entonces cuando Cecile se separó de Layla.
Cecile rió burlona mientras miraba a Layla. 

-¿Acaso no sabes besar, Layla? 
-¿C-Como? 
-No importa, eso se puede cambiar, Yo lo puedo cambiar. 
-A-Aléjate, ¿Q-Que fue eso que me diste? 
-Oh, ¿Eso?, Solo fue una "medicina", por así decirlo.
-¿Medicina?..., ¿En que consiste?, Yo no me siento enferma ni nada de eso. 
-Es para que no te vayas por un tiempo~
-¿Como...?


Cecile le sonrió a Layla, pero para la sorpresa de la misma, Cecile volvió a besar a Layla, pero estaba vez Layla lo sintió diferente, odiaba admitirlo, pero Cecile había unido sus lenguas en un beso, que tras unos minutos, se rompió, Layla se sonrojó, es la segunda vez que Cecile hace eso.
Cecile le acarició el rostro.

-Así es como se besa, Layla. 
-C-Callate, Idiota. 
-Oye..., eso no es muy educado de tu parte, Layla~ 
-¿Que mas piensas hacer?, ¿Seguir burlándote de mi de esta manera?, ¡¿Que diablos quieres de mi!?  
-Yo..., ¿Burlarme?..., N-No..., te equivocas..., y-yo no me burlo...., n-no he hecho eso... 
-Solo llevame a algún lugar que no sea este...
-...Esta bien...


Cecile guió a Layla con rumbo hacía un pueblo del reino de Espadas, Cecile no dijo una palabra más a Layla, solo se limitó a hablar con las personas del pueblo, Cecile buscó por todas partes, pero no encontró a nadie del pueblo para que les prestaran dos caballos para ir a la capital, se había anunciado una tormenta y nadie quería arriesgar a los caballos por una desconocida que había llegado de la nada, aunque fuera por Cecile.
Cecile consiguió una posada para las dos, aunque una habitación separada de la otra, la discusión que había tenido con Layla había conseguido desanimarla bastante, Layla trató de hablar nuevamente con Cecile en la cena, pero Cecile no se presentó, se había encerrado en su habitación sin comer desde la tarde. 
Layla tras terminar de cenar, subió las escaleras con rumbo a la habitación de Cecile, tocó la puerta varias veces y llamó por Cecile, pero no hubo respuesta, intentó entrar forzando la puerta, pero estaba trabada con candados parecía y varias cosas más. Layla se preocupó más y más por Cecile y siguió llamándola tratando de convencerla de comer algo, aunque fuera un sandwich; Pero la respuesta de hielo de Cecile seguía igual.  


-Cecile, abre la puerta, por favor..., lamentó haber dicho eso...


La respuesta siguió siendo el horrible e hiriente silencio, Layla decidió dejarlo así, aunque sea por el resto de la noche, a lo mejor, por la mañana las tripas de Cecile le rugirían y bajaría a comer.
Layla fue a su habitación, donde se recostó en la cama a dormir. 
Por la mañana, Layla se había levantado aproximadamente, a eso de las 6 de la mañana, bajó las escaleras y vio a Cecile desayunando junto a una ventana, mientras tenía la mirada perdida en la misma.
Layla sonrió de oreja a oreja, con un pequeño rubor en sus mejillas, y se acercó velozmente a la mesa junto a Cecile: 

-Que bueno que hayas salido, me tenías muy preocupada. 
-Umm
-¿Que te parece si hoy vamos a pasear por el pueblo?, ¿Oh a la dulcería?, ¿La librería? 
- No estamos vacacionando, en dos día ocurrirá la tormenta, cuando termine la tormenta te llevaré al castillo a ver a la reina, si tanto quieres irte puedes arreglar algo con ella. Así que no te acostumbres a nada. Dado que volverás rápido, como querías. 
-Cecile...., c-creo que me gustaría quedarme un poco más.
-No soy idiota. 
-¿Cecile?..., ¿Que te sucede?, ¿No te gustaría saber porque me quedaré? 
-No es de mi incumbencia, Layla. 

Layla pudo sentir como si el decir su nombre, para Cecile fuera como abrazar un cactus, era realmente frío y árido..., Layla no creyó que ese comentario iba a afectarle tanto a Cecile, su personalidad y ser habían cambiado en un giro de 180°, realmente, muy diferente era a la Cecile que conoció ayer por la tarde, con la cual había intercambiado un momento diferente y especial que jamás hubiera compartido con algún hombre. Layla suspiró y vio como la mirada de Cecile, que en un momento fue dulce y apasionada, ahora era fría y insensible. 
Layla observó como Cecile se levantó de la silla para retirarse y salir de la posada, solo pudo hacer eso, observar, Cecile parecía haberse cubierto con una armadura impenetrable, con el frío abismal, y las tinieblas como agujas, la cubrían.
Layla suspiró y tras terminar de desayunar, salió de la posada tratando de encontrar a Cecile, la cual, no se había alejado nada, estaba sentada en un banca al lado de la posada, mirando al suelo.

-¿C-Cecile? 

Layla llamó a Cecile, la cual al levantar la cabeza para ver quien la llamó, se podían ver las lagrimas cayendo, brotando en sus ojos y escurriéndose por sus mejillas. 

-¿S-Si? 



(Fin del Capítulo 1)
(Continuara...)

Percy Jackson (FC) 2: El Viaje



-Fan Fic de: Percy Jackson- 
Capítulo 2: El Viaje



Dos horas más tarde de que Quiron les permitiera salir a los 4 del campamento, ya estaban en su destino, o por lo menos, en la casa en la que vivirían hasta completar su misión, era una bonita casa de tres pisos, sin duda, quien vivía naturalmente en esa casa estaba allí esperándolos a los 4 semidioses.
Jack tocó el timbre de la casa, Albert, Jasper e Irene estaban detrás de el conversando entre si. La puerta se abrió, un hombre atractivo apareció, el cual al ver a los 4 jóvenes sonrió amablemente: 

-Bienvenidos pequeños, mi nombre es Apollo. Creo que han conocido a algunos de mis hijos en el campamento, ¿No es así?
-Algo así si se podría decir, señor. 
-¿Cual es tu nombre, joven que tocas a mi puerta? -Dijo burlón- 
-Mi nombre es Jack Cipriani, hijo de Hades, mucho gusto sr. Sol -Respondió de manera burlona, lo cual ocasionó unas sonrisas entre el y Apollo- 
-¿Tu? -Dijo refiriéndose al joven idéntico a Jack- 
-Albert Cipriani, hijo de Hades. 
-Vaya, gemelos. Que suerte tiene el viejo Hades. ¿Tu? -Dijo mirando hacía Jasper-
-Jasper Alexander Heinstein, hijo de Poseidon....señor.
-Conque del viejo Poseidon. ¿Y tu, bonita? -Dijo sonriendole a Irene- 
-Irene Helen Boissieu Bello, hija de Zeus, encantada de conocerle. -Dijo de manera cordial y dulce a la vez- 
-Eso explica muchas cosas -Sonrió a Irene- En fin, pasen, o sus padres vendrán a regañarme porque los deje morir de frío. 


Los 4 entraron a la casa, luego de que entraran Apollo cerró la puerta y los acompañó hasta el hall de entrada, donde había un joven sentado en el sofá, junto al fuego, leyendo un libro, atrapado en ese libro, parecía interesante a aquellos ojos.
Apollo suspiró y dijo en un tono despreocupado: 

-El es mi hijo -Se acercó al semidios que estaba sentado en el sofá y le cerró el libro- Preséntate, no seas descortés. 
-Esta bien... -Suspiró, para luego ponerse de pie- Mi nombre es Mark Blackwood -Ladeó la cabeza y observó a Irene, sonrió y agregó- Encantado de conocerte, linda. 
-Oh, parece que tienes rival, Jasper. -Dijo burlón-
-¿Jasper?, ¿Quien es Jasper? -Respondió curioso-
-Es el chico de cabellos oscuros y ojos claros como el agua. -Dijo suspirando Albert-
-Oh, con que tu -Se acercó a Jasper y le dijo susurrando- No eres una gran amenaza para mi, niño.
-Callate, malcriado. 

Transcurrieron varias horas, hasta que la luna apareció en el cielo, ya al rededor de las ocho de la noche, la hora de la cena, Apollo llamó a sus invitados a cenar.
Todos se dirigieron hacía el comedor, el cual era grande y extenso, la mesa era de madera bien pulida, al igual que las sillas, la chimenea era de piedra, con detalles magníficos en oro, el fuego estaba prendido y hacía una velada acogedora, la comida ya estaba servida, había varias comidas para elegir, desde carnes, milanesas, hamburguesas hasta pescados y mariscos, sin duda la cena prometía bastante.
Irene avanzó por el comedor con los pies descalzos, la alfombra estaba hecha de seda y se sentía suave, si fuera por ella, podría dormir calidamente sobre la alfombra. Apollo intuyó lo que pensaba la joven y sonrió, Albert y Jack avanzaron hacía la mesa a sentarse en sus respectivas sillas, seguidos por Jasper, Irene habría hecho lo mismo, de no ser porque Mark la invitó a sentarse junto a él.
Jasper tenía su ojos clavados de furia en Mark, vigilando cada movimiento que este hacía, lo mismo sucedía con Mark. 

-Bueno, parece ser que esta sera una buena cena, ¿No piensan similar?
-Eso supongo.
-Es probable.
-Sería mejor si el sacará sus garras de ella. 
-Si pelearas por lo que te interesa. 
-...Y-Yo creo que sera interesante...
-Sonrió- Por supuesto que si, parece ofrecer muchas cosas esta cena. 


(En el Campamento Mestizo, en la cabaña de Afrodita) 

Estaban reunidos en el gran salón de la cabaña, los hijos e hijas de la diosa de la belleza y la lujuria, señora de las palomas.
Los descendientes de la diosa estaban entretenidos contando chismes del campamento entre ellos, otros leían libros o revistas, otros conversaban sobre su día, algunos tocaban un poco de música, para dar un buen ambiente a sus hermanos y hermanas. La velada en la cabaña de Afrodita era muy bonita, todos se llevan, o por lo menos, así parece, bien entre ellos.
Lineth estaba sentada en un sofá de tres, junto a uno de sus hermanos y una de sus hermanas, junto al fuego. Sus hermanos le estaban contando unos buenos chismes que habían surgido últimamente en el campamento. 

-¿Te has enterado Lini?, hay rumores de que una Lissana, una de las hijas de Demeter, se ha estado acostando con Jim, uno de los hijos de Ares, lo curioso es que dicen que Lissana sale con Alejandro, un hijo de Dionisio. ¿Que piensas? 
-Es un chisme aburrido. ¿No hay nada más? 
-¿Aburrido?, ¡Pero si vale oro! 
-Es aburrido, es obvio que Lissana tendrá problemas. 
-...Joder..., Lini, ¿Que te sucede? 
-Solo estoy aburrida. -Dijo antes de levantarse del sillón, para luego dirigirse hacía su habitación a dormir, sus hermanos y hermanas la miraban irse curiosos- Siempre es lo mismo...


(En la cabaña de Atenea) 

Los hijos e hijas de la diosa de la sabiduría y señora de las lechuzas, se encontraban la gran mayoría leyendo libros, otros hablaban sobre su día, otros de gustos y disgustos, mejores artistas, escritores, etc, otros componían un poco de música, y otros hacían planes para batallas.
Sin duda un lugar donde la sabiduría y la astucia siempre acompañan a sus residentes; en una ventana, se encontraba leyendo sobre el acolchado de la misma, un libro de misterio, una joven rubia de ojos bellos y claros, Layla. La cual tenía su vista fija en aquel libro, el cual le llamaba tanto su atención, fue un regalo de su madre, hace apenas una semana, y el libro era grueso, ya casi lo terminaba. Parecía gustarle demasiado como para querer dejarlo, aunque ella quería tardar un poco más, dado que si lo terminaba sabía que ese libro era el único, no había continuación de esa historia ni precuela. 


(En la ciudad de Manhattan, en la casa de Christian, hijo de Zeus) 

El joven estaba sentado frente a la ventana, componiendo una canción para la guitarra. Christian parecía abrumado, no salía como el quería, lo cual lo hacía enojarse bastante. Revoleó las hojas y el lápiz con la goma, apartó la guitarra enojado y se tiro sobre su cama. Apoyó su cabeza en la almohada y se quejó mentalmente de que no le salía bien la canción que quería. 
Nada podía satisfacerlo en ese momento, estaba tan frustrado que no pensaba en otra cosa, y así como si nada, terminó quedándose dormido.


(De regreso en la casa de Apollo)

Tras la cena, no había mucho por hacer, e Irene decidió volver hacía su habitación a dormir, tenía bastante sueño, y si no dormía temía que la fiebre pudiese volverle a subir y no ser competente para el día de mañana.
Mientras se dirigía hacía su habitación se encontró con Apollo, el cual la saludo amablemente: 

-¿Ya vas a dormir, Irene? 
-Si, el sueño es algo con lo que no me gusta lidiar. 
-Entiendo, puede ser horrible aguantarse el sueño a veces. 
-Si. 
-Por cierto, ¿Sabes el nombre de tu hermano? 
-Ha decir verdad no se su apellido... 
-Si quieres puedo decírtelo. Tuve tiempo se investigar y descubrí su apellido y varias cosas más. ¿Quieres saber?
-Por supuesto que si. 
-Bueno, pues su nombre completo es Christian Jerard Hunter. 
-Es bueno saber, por cierto, ha dicho que sabe un par de cosas más, ¿Podría contarme sobre ellas?
-Claro, Christian es un estudiante regular, tiene problemas al entender el lenguaje del mundo humano, su cerebro esta diseñado para entender el griego antiguo, después de eso, le gusta bastante las novelas de misterio, el manga y los comics, por lo que se, también, no le gustan los pescados, por lo menos a la hora de la comida. Y esta en el equipo de deporte de Rugby, aunque no participa mucho.  
-Vaya, realmente sabes bastante sobre él. Gracias por comentármelo, emm...
-Apollo, puedes llamarme por mi nombre tranquilamente. Después de todo, somos hijos del mismo rey del olimpo, sería bueno que nos llevásemos bien entre nosotros, ¿No te parece? 
-Umm, Si, claro. Apollo, gracias.
-Siempre es bueno ayudar. Mañana inicias las clases en una secundaria del mundo humano, ¿Como te sientes?
-La verdad no se que hacer..., ni siquiera se como acercarme a Christian. 
-Si quieres, mañana por la mañana cuando te lleve hacía la academia puedo darte algunos consejos, espero te sirvan.
-Por supuesto, eres muy amable, Apollo.
-Siempre es bueno ayudar a doncellas tan bonitas. -Sonrió- Bueno, que descanses, Irene. 
-Descansa, Apollo. 


Irene se dirigió hacía su habitación, al llegar a esta misma, entró y cerró la puerta, se cambió de ropa, colocándose el piyama para luego recostarse en la cama, prender el velador de luz y luego proceder a dormir, cayendo a los brazos de Morfeo. 


(En las escaleras de la casa de Apollo)

-Oh vaya, pero si eres tu, Jasper. 
-...Mark...
-Deberías aprender a pelear por lo que te gusta y amas. 
-Eso hago.
-Pues no se nota, o no se te da para nada bien. Créeme, si no te apuras, cualquier otro hombre podría sacarte a tu amada Irene. 
-¿Como quien?
-¿Que tal yo? 



(Fin del Capítulo 2)
(Continuara...)

sábado, 10 de octubre de 2015

Percy Jackson: 1 Inicio



-Fan Fic de: Percy Jackson- 
Capítulo 1: Inicio




-Debes estar bromeando... -Dijo la primera chica- 
-¡Pues perdóname, Señorita "Soy perfecta y obedezcanme"! -Dijo la segunda chica- 
-¡¿Como dijiste?! -Contestó molesta la primera chica- 
-Ya ya, no peleen, Meredith, Lineth, separense de una vez. -Hizo aparición la voz de una tercera chica- 
-¡ELLA EMPEZÓ! -Dijeron ambas gritándole a la tercera joven- 
-No me importa quien empezó, las dos se separan, ya casi llegamos al campamento, no quiero que escuchen su estúpida discusión.  -Repuso la tercera chica- 
-...Tienes razón Layla... -Dijo suspirando Lineth- 
-Siempre la tengo, ¿No es así?
-... 
-¡Ya llegamos! -Dijo feliz y entusiasmada Meredith- 


Las tres jóvenes habían vuelto a su "campamento", el campamento donde los semidioses y semidiosas pueden estar seguros de todo aquel ser maligno que trate de dañarlos de manera desprevenida, donde pueden vivir y entrenar en paz y armonía.
Meredith entró primera dejando de lado a sus compañeras, un grupo de chicos y chicas fueron a darle la bienvenida, parecía siempre estar rodeada de halagos sobre su belleza, personalidad, su vestuario, etc. 

-Menudos estúpidos, tratarla como una reina cuando no es más que una idiota. 
-Oh vamos, déjala en paz, Lin. Ven, vayamos a nuestra cabaña a desempacar las cosas
-Si si...

Los dos jóvenes entraron al campamento, eludiendo a la gente que se les atravesaba en el camino, con dirección a su cabaña. 
La cabaña estaba situada en la parte Noroeste-este, junto a muchas demás cabañas esparcidas por ese territorio, Lineth y Layla llegaron a su cabaña, al entrar comenzaron a deshacer sus maletas y volver a colgar todos sus objetos, accesorios, colocar la ropa y demás donde iba, etc, etc. 


(En otra parte del campamento, por la zona Noreste-oeste) 

-Te digo que hizo trampa.
-Oh vamos Jas, es como si fuera la primera vez que ocurre, ese idiota ha necesitado ayuda de alguien de sus hermanos, no lo lograría solo y eso lo sabemos bien, no te enfades viejo, te saldrán canas y no le gustarás a ella con canas~
-Púdrete..., Encima, ella no me gusta más. 
-Oh si claro, como digas viejo. Te creo y todo. 
-¡No miento!
-Claro Jas, claro. 

Saliendo de su cabaña y cerrándola bien había una joven doncella, ambos adolescentes se quedaron mirándola con curiosidad, Jasper no podía despegar su mirada de aquella chica, y su compañero, al verlo no podía aguantar mucho más la risa, pero hacía el esfuerzo mientras diferentes pensamientos de apoderaban de su mente.
La joven al cerrar bien la cabaña salió corriendo en dirección a Jasper y su amigo, Jasper tenía las mejillas sonrojadas, no podía dejar de ver a esa chica, aunque el quisiese.
Al llegar al encuentro, la chica les sonrió amablemente. 


-Buenas tardes, Jasper, Jack.
-Buenas, Irene. ¿Dormiste bien?, ¿Te sientes mejor?
-Si, tranquilo. Ya estoy mejor.
-Habías preocupado a todos en el entrenamiento, ¿Que te sucedió? 
-Es que me había levantado esta mañana con un buen dolor de cabeza..., creo que debí haberme tomado algo para sacarme el dolor. 
-Estábamos preocupados -Miro a su compañero de reojo y agregó- Jasper no paró de llorar por ti. 
-¡¿!?, ¡Seras idiota! 
-¿Jas...? -Dijo curiosa la chica en un tono dulce, como siempre. Jasper se sonrojó más y se fue corriendo del lugar- ¿Q-Que le sucede?, ¿Le duele algo? 
-No, solo es un idiota que no aprende. En fin, vayamos a entrenar de nuevo. 


(En el lago) 

-¿Porque tenía que decirle eso a ella...?, Padre..., no entiendo..., ya se que ella me rechazara..., pero no puedo evitarlo...
-¿Como puedes saber que te rechazara si nunca te le has confesado? -Se escuchó decir de una voz en las profundidades del lago- 
-...Pero..., ella...
-Hijo mió, no seas idiota, nunca sabrás si pudo ser un si o un no, si no te confiesas. 
-...Pero seguramente a ella le gusta Jack, o Albert..., son sujetos buenos...
-Hijo mió, nunca lo sabrás si no lo intentas. 
-Esta bien..., trataré... 



...-Al caer la noche- 

Jack junto a su hermano gemelo, acompañaron a Irene hasta su cabaña, al llegar ala puerta de esta misma, Irene volteó a ver a sus amigos y les sonrió amablemente. 

-Gracias por traeme, Albert, Jack. 
-No agradezcas bonita, hoy fue un día muy largo
-Sería bueno que descanses temprano, por si las dudas. Mejor prevenir que lamentar. 
-Claro, nos vemos mañana. Buenas noches, duerman bien. 


Irene entró a su cabaña al despedirse de sus amigos, al entrar vio a su pequeña compañera, una niña, la cual al ver a Irene sonrió ampliamente y fue corriendo a abrazarla.  Irene correspondió su abrazo amablemente y de manera cariñosa. 

-Michaela, ¿Todo bien? 
-Me enteré que hoy estuviste en cama durmiendo un largo rato..., así que me preocupé...
-Hay, no deberías haberlo hecho, es decir, estoy bien ahora. ¿O no? 
-Pero...
-Tranquila, no voy a morir por un simple dolor de cabeza. 
-Umm..., esta bien... 
-Ven, es hora de dormir. 


Ambas jóvenes ya se habían dormido, cuando Irene se levantó por las 3.30 am, al levantarse, por la ventana visualizó un aura brillante. Se levantó de la cama y salió de la cabaña a ver, al salir, se encontró con el mismísimo rey del olimpo, Zeus, rey de reyes, rey de dioses, el emperador del cielo. El cual sonrió al ver a la joven, el dios se acercó lentamente a la joven. 

-¿Que ocurre Irene ya no reconoces a tu padre ? 
-Claro que si padre, solo que me has sorprendido -Dijo sonriendole para luego abrazarlo- 
-Así esta mejor -Dijo riendo correspondiendo el abrazo de su hija- 
-Dime padre, ¿Que haces aquí? 
-Ha decir verdad, me han traído aquí dos motivos..., pero me gustaría caminar un poco, ¿Te parece? 
-Claro padre -El abrazo finalizó y caminaron hacía el lago-
-Hace un buen viento. ¿No crees, Hija mía? 
-Es cierto ... -Un pequeño estornudo hizo su aparición- 
-Deberías haberte abrigado antes de salir -Dijo el dios, que se sacó el abrigo que llevaba puesto, se notaba que era un sueter del mundo humano. El dios cubrió con el sueter a la joven y le sonrió amablemente- 
-Gracias, padre. -Dijo sonriendo con las mejillas un poco ruborizadas por el frío- 
-Debo contarte los motivos por los que vine rápidamente, desgraciadamente no tengo mucho tiempo para visitarte ahora mismo. El primer motivo es porque me preocupaste, últimamente andabas enferma y con temperatura bastante alta...
-N-No debería preocuparse tanto...
-¿Porque dices eso?, Sigo siendo tu padre, recuerdalo.  Sigo preocupado por ti todo el tiempo. 
-Si -Dijo sonriendo aun ruborizada- , ¿Y el segundo motivo?
-Veras, antes de ti, tuve un hijo con otra mujer, ese hijo mío es obviamente, tu hermano. Pero el vive alejado de nuestro mundo, su realidad es como la de cualquier otro humano normal que desconoce el hecho de que existe todo esto, pero, el viento ha soplado algo muy intrigante a mis oídos, parece ser que ciertas criaturas quieren rastrearlo y asesinarlo...
-Entiendo, entonces, ¿Voy a buscarlo? 
-Ojala fuera tan fácil, yo ya he ido en persona, pero su madre no quiere que nos lo llevemos al campamento..., quiere que el sea un humano normal. 
-Cosa que jamás se logrará... -Una pausa incomoda recorrió por un minuto- 
-Me gustaría que te hagas pasar por una estudiante normal en su academia, te hagas su amiga y lo traigas aquí, es el único lugar donde estará seguro. ¿Que opinas? 
-Claro que si padre. ¿Pero que hago con la madre de él? 
-Que no sospeche quien eres en realidad. 
-¿Puedo llevar gente conmigo?
-Una sonrisa se apoderó del rostro del rey de dioses- ¿Quieres llevar a tus amigos?, no es una excursión. 
-Lo se. Pero me gustaría trabajar en equipo al menos... 
-Claro, pero solo lleva a tres de ellos. Y una cosa más, que Michaela no se vea envuelta en esto, ya sabes como se pondrá su madre si va fuera del campamento. 
-Claro, después de todo, ella aún es muy pequeña -Dijo sonriendo, para luego abrazar a su padre- 
-El dios correspondió el abrazo de su hija, luego besó suavemente la frente de ella- Buena suerte, mi pequeña. Recuerda que llevas mi bendición -Dijo para luego sacar de su bolsillo un bolígrafo-  Toma esto -Dijo al terminar el abrazo- Le he encargado a Hefesto que lo haga para ti, en realidad es una espada, pero ya sabes, Quiron insiste en que siempre se disfracen bien las cosas. 
-Si -Dijo sonriendo para luego tomar el bolígrafo-espada- 


Al terminar el encuentro de padre e hija, ya eran las 5 de la mañana, así que, Irene empacó las cosas que necesitaría, fue a las cabañas de sus compañeros y amigos; Albert, Jack y Jasper, los tres la siguieron fielmente, ha hablar con Quiron, el cual les dio la aprobación de salir, y así. Una hora más tarde, estaban rumbo a su misión, la cual cambiará la historia de todos los involucrados, tanto ellos, como los demás semidioses/semidiosas, dioses, diosas, seres mitológicos, titanes y titanides, semititanes y semititanides. 



Fin del primer capítulo.

(Continuara....)



Personajes Percy Jackson (FC) 1era parte.

Personajes para el Fan-Fic de Percy Jackson (1era Parte): 









Nombre: Irene Helen Boissieu Bello
Género: Femenino
Edad: 14-15
Padres: Dios Zeus y Jeann E. Boissieu Bello.












Nombre: Michaela Cecile Watson Galatro
Género: Femenino
Edad: 7
Padres: Diosa Hera y Albert Watson Galatro.












Nombre: Jasper A. Heinstein
Género: Masculino
Edad: 16
Padres: Dios Poseidon y Annabelle Heinstein.





Nombre: Elizabeth Catherin Black
Género: Femenino
Edad: 15
Padres: Diosa Artemisa y Clark Black













Nombre: Layla Elisabeth Stark
Género: Femenino
Edad: 16
Padres: Diosa Atenea y Antonio Stark






Nombre: Lineth Fletcher
Género: Femenino
Edad: 19
Padres: Diosa Afrodita y ??? Fletcher





Nombre: Meredith Alice Cross
Género: Femenino
Edad: 17
Padres: Dios Apolo y Jenet Cross.















Nombre: Albert Cipriani
Género: Masculino
Edad: 19
Padres: Dios Hades y Juliett Cipriani





Nombre: Jack Cipriani
Género: Masculino
Edad: 19
Padres: Dios Hades y Juliett Cipriani






Nombre: Jessica Kohler
Género: Femenino
Edad: 18
Padres: Selene (Falta confirmar)






Nombre: Mark J. Blackwood
Género: Masculino
Edad: 19
Padres: Dios Apolo y Leslie Blackwood




Nombre: Jonathan R. Malwor
Género: Masculino
Edad: 21
Padres: Titán Crío y ??? Malwor







miércoles, 1 de abril de 2015

La niña y el Castillo de Cartas




Bueno, hoy quise escribir una pequeña historia. La cual jamas tendrá una continuación escrita, lo que puede pasar mas adelante se los dejo a su criterio y imaginación, como siempre.




Hace bastantes años, había una niña, la cual jugaba toda las noches sola. Sus padres siempre querían ayudarla, le compraron siempre lo que ella quería, los juguetes que quería, la ropa que le gustaba, todo. Ella se peleaba mucho con su hermano mayor, al parecer de ella, el siempre la odio. 
Aquella niña, solía estar antes, siempre acompañada de mucha gente, jugaba con otros niños y niñas, tenía muchos amigos.

.... Pero nada es para siempre, ¿Verdad?....

La niña cuando era muy pequeña fue mordida por su fiel perro en el ojo y llevada urgentemente al hospital. De lo cual la niña se recuperó, pero cuando volvió a disculparse con el can..., este ya había partido a una mejor vida....


Cuando ella se cambió de instituto creyó que seria todo igual, oh, cuanto te equivocaste pequeña. El primer día de clases la niña no paraba de llorar por extrañar a su madre, la cual trabajaba en un instituto cercano al de su hija. 
Los siguientes días parecían normales, se hablaba con las personas y parecía ya haber echo una amiga. Pero la vida tiene dos caras, ¿Verdad?

En ese entonces esa niña tenía 5 años de edad, cuando paso. Un día fue invitada a un cumpleaños de uno de sus compañeros de colegio. Ella fue, cuando volvió sonriente, ella quiso decirle a su abuela todo. La niña amaba a su abuela y la admiraba muchísimo, pero cuando fue a la habitación de su abuela para darle la noticia de que había vuelto se encontró con su segundo shock, su querida abuela, al igual que el fiel canino, habían pasado a una mejor vida. En un mundo donde la gente no sufre, ¿Verdad?, donde solo son felices...


Para mediados casi finales de año, la niña estaba en la habitación de su madre viendo la televisión con su querida madre, cuando en un momento su madre colapsa y cae al suelo. La niña llorando bajó a buscar a su padre, y hermano. Los cuales llevaron a su madre al hospital. A finales de año, la madre de la niña también partió a una mejor vida, dejando, cuatro corazones rotos. 
La niña nunca volvió a ser tan feliz como antes, su padre, hermano y abuelo siempre la animaban y consentían, a pesar de todo. Ella tenía un gran hueco en su corazón..., algo que no creyó que sería reparado. 

La pequeña no tuvo amigos, todos la dejaban de lado, sus compañeros de colegio siempre la dejaron en la eterna soledad, total si ellos se aburrían, irían unos momentos con ella y luego se irían.
Tuvo una niñera que tenía cara de ángel, y termino siendo una malvada bruja. 
Luego, vino otra niñera de cabellos rubios, y ojos azules como el cielo, ¿seria un ángel?, para la niña fue siempre como una segunda madre, la cual no quería que se volviese a ir jamas.
Cuando llegó a quinto grado, la niña repitió y fue cambiada de la mañana a la tarde. Allí creyó que todo cambiaría, al principio fue diferente, pero todo volvió a ser igual, siempre en la eterna soledad. 

Su abuelo siempre le dijo que aquella mujer de cabellos rubios, su nueva niñera, era un ángel. Todos volvieron a compartir sonrisas, risas y la felicidad volvió. 

El padre de la niña, con el tiempo, tuvo una novia, pero nada bueno salió de allí, lastimando el corazón del padre. Con el tiempo, tuvo otra relación, que terminó igual. 
La niña lloraba por las noches, dado que no podía hacer nada para ayudar a su padre mas que estar a su lado y sonreír para que el no llorase más. 
La niña pensaba que ella podría cargar con las heridas de todos sus seres amados, que ella podría curarlas y borrar las heridas, e hizo lo mejor que pudo.


Luego, cuando la niña se inscribió en otra escuela, que era para cumplir su sueño de ser artista, soñó nuevamente con no estar en la eterna soledad de nuevo. Pero la soledad siempre esperó a la niña, que era la única con la que estaba y la única que la entendía. El corazón roto de la niña se fue quebrando más y más.  Aquella chica, siempre ocultaba sus personalidades, creía que si todos la miraban como una chica tierna y amable así la querrían, así que ocultó la sabiduría de su mente.
Pero como ya lo dije, la soledad y ella siempre están de la mano. Durante el cumpleaños de su abuelo, ella quería sorprenderlo con muchos dibujos y decirle muchos "¡Te quiero abuelo, Feliz cumpleaños!". Pero..., su abuelo murió en su mismo cumpleaños, justo antes de que ella le pudiera decir "Te quiero, feliz cumpleaños" . 

La chica llora, quiere ocultarlo pero no puede, la soledad sigue abrazándola, a pesar de que la niña sabe que no esta sola, su padre y su hermano siguen con ella, la quieren mucho y siguen mimándola siempre que puedan. La niña de vez en cuando, tiene dolores en el interior de su cuello y punzadas en su pecho. ¿Que significa eso?...


Un día la chica creyó que si armaba un castillo de cartas con sus sentimientos, anhelos, tristezas y demás, podría dejar de sufrir tanto. Así que comenzó poco a poco a hacer el castillo, no le importara jamás cuanto le tarde, ella construirá ese castillo. Ella no esta sola, ¿Verdad?. Tiene a su padre y su hermano.
Y si el castillo se derrumba, ella volverá a armarlo. 




FIN

lunes, 16 de febrero de 2015

El Origen (Capítulo 2: La mujer de cabellos azulados)






El Origen 
(Capítulo 2:  " La mujer de cabellos azulados")








Han pasado unas semanas desde que los hermanos Uchihas, llegaron a Kirigakure. Para evitar que la gente se pusiese nerviosa con su presencia, Miyuki se inscribió en la Academia Ninja, mientras que Lee quiso tomar un trabajo como policia civil, por la mente de Lee solo pasaba la idea de llevar comida a la mesa y cuidar de su hermana menor. Con cada día que pasaba los hermanos encajaban más y más en Kirigakure. Pero…, un día, Lee escuchó gritos de la plaza central, cuando llegó se encontró con una banda de ninjas renegados, que lo único que parecían buscar era pelea.
Golpeaban a los niños, viejos y mujeres. Lee sabía que no era buena idea meterse, ellos tenían entrenamiento a diferencia de el, pero fue entonces cuando una belleza de mujer de cabellos azulados con una flor echa de papel en el cabello, trató de pasar cuando uno de esos hombres la jalo del brazo diciendole:

-Hombre: Eh, lindura, ven para acá, jejeje
La mujer no dice palabra, se suelta y empuja al hombre. El hombre enojado preparaba su puño para golpearla, mientras decía:

-Hombre: ¡DEBERÍAS RESPETAR A TUS SUPERIORES!

Sin pensarlo un momento más, Lee se coloca en medio de los dos y desvía el puño del hombre con la palma de su mano. El hombre más encabronado que antes, comenzó a atacar a Lee, pero Lee solo evadía, hasta que en un punto, Lee le dio un gran golpe en el estomago al hombre, haciendo que este escupiera algo de sangre. Lee hizo retroceder al hombre hasta donde estaba su pandilla de maleantes.
Los pandilleros todos sacaron Kunais, Lee tomó a la mujer de cabellos azulados y rápidamente la dejo sobre el techo de una casa, diciéndole:


-Lee: Quedate aquí, no bajes o te lastimaran.


Entonces Lee saltó hacia el suelo, comenzó la batalla. Aunque Lee ya estaba expuesto a la batalla, el sabía que no debía mostrar a nadie su Sharingan, así que se las ingenio para pelear con lo que pudiese. Uno de los maleantes trató de cortartle el estomago con su kunai, pero fue inútil, dado que Lee agarró el Kunai, y lo clava en la mano de aquel maleante, para luego darle un patada y dejarlo en el suelo inconsciente. Al voltear y ver, vio a otro maleante haciendo posición de manos para lanzarle un jutsu bola de fuego, Lee copio la tecnica de aquel maleante y la uso en su contra, dejando al maleante inconsciente.  Luego, cuatro maleantes más se le acercaron, el los noqueo con patadas y golpes en los lugares para dormirlos. Así que solo quedaban dos más, el primer mastodonte y un hombre con un ojo tapado, aquel hombre del ojo tapado logro tomar por la espalda Lee, desprevenido. Mientras lo sostenía, el mastodonte lo golpeaba sin cesar, Lee comenzó a escupir sangre, lo soltaron y se empezaron a alejar de repente sintieron algo extraño detrás de ellos. Voltearon a ver hacía atrás y vieron a Lee de pie, había algo diferente en Lee esta vez, el estaba usando el Sharingan. Le apunto al mastodonte y lo levanto con puñetazos hasta el techo,para luego darle la vuelta enganchar sus piernas con la cabeza del hombre hasta que cayo al piso dejando le la cabeza en el pavimento y el cuello roto el ultimo. Hombre comenzó a reír mientras se quitaba los vendajes del ojo dejando al descubierto su Byakugan el hombre preparo una gran cantidad de chakra en la palma de su mano, Ambos dieron tres vueltas hacia atrás para comenzar a hacer unas posiciones de mano.

-Hombre 2: Ya veras mocoso, ¡CON ESTE ATAQUE PUEDES DARTE POR MUERTO!

-Ambos: ¡CHIDORI!

Cada uno salió corriendo hacia el otro con el chidori en sus manos. El hombre no pudo impactar con el Chimori a Lee, pero Lee impacto su chidori al hombre en la mano. El hombre cae inconsciente al suelo, Lee cae al suelo debido al agotamiento. Escuchando unas voces femeninas hasta que el calló inconsciente.

Cuando Lee despertó, se encontró en el hospital, mientras su mano era sostenida por su pequeña hermana menor, pero ella estaba dormida. Y ve entrar en la habitación a la mujer de cabellos azulados.

-Mujer: Veo que ya despertaste.

-Lee: ¿Cómo se encuentra señorita?

-Mujer: -Mis mejillas se ruborizaron un poco- Si, gracias por salvarme de esos idiotas en el parque. ¿Podría conocer el nombre de mi salvador?

Lee pensó antes de decirle su nombre, el no puede revelar su apellido, así que respondió tranquilamente.

-Lee: Pues no hay ningún problema supongo, mi nombre es Lee Shay. Pero puedes decirme simplemente Lee, y, ¿Usted señorita?

-Mujer: Konan.

Konan se dirigió hacia la salida, Lee se levantó de la cama, se puso de pie con todas sus fuerzas y la jalo de la mano.

-Lee: ¿Habría alguna posibilidad de que volviésemos a encontrarnos?

-Konan: Claro, ¿Te parece la próxima semana, el martes, en el local de Ramen cerca de la plaza central?

-Lee: Claro.


-Konan: Bueno, nos vemos, Hero~



(Continuara...)

domingo, 15 de febrero de 2015

El Origen (Capítulo 1: Inicio)






EL ORIGEN [REMAKE]
(Capítulo 1: Inicio)







La noche en la que Itachi Uchiha masacró a su clan, no solo Sasuke Uchiha logró escapar de la muerte, si no, que también escaparon de ella, dos Uchihas más. Lograron escapar dado que Itachi no los había encontrado, así que se escabulleron en la noche y lograron escapar y huir de Konoha. Al pasar un año, pudieron llegar a Kirigakure. La gente los miraba de reojo y de pies a cabeza, los murmullos no paraban, todos opinaban mal de los dos pequeños que habían llegado a Kirigakure, sus ropajes estaban manchados de sangre, la hermana menor caminaba tomada de la mano con su hermano mayor aparentando no escuchar lo que la gente decía de ambos. Fue cuando la niña creyó ver cercano a un charco de agua, a su hermano adoptivo que había conocido el año pasado. Pero la chica sacudió su cabeza, mientras recordaba lo que había sucedido.


-Hace un año atrás-

Antes de que los hermanos Uchihas llegaran a Kirigakure, habían sido adoptados por una familia en un pueblo algo cercano a Kirigakure. La familia era de 4 personas, una madre, un padre y dos hermanos. La familia parecía adorar a la pequeña, cuyo nombre era Miyuki Uchiha, pero, a su hermano mayor, Lee Shay Uchiha, no. Lee llegaba a la casa siempre de noche, no decía nada, no entablaba relación con los otros chicos del pueblo, solo hablaba con Miyuki. La familia ya habían echo su máximo esfuerzo por tratar de encajar con Lee, pero el no parecía percatarse de dicho acto.
Un día, mientras Glen limpiaba un poco y regaba las plantas esperando felizmente que dentro de poco las flores florecieran, pudo escuchar cuidadosamente una conversación de la familia adoptiva de ella y de su hermano.


-Madre: Es la última vez que trato de acercarme a ese mocoso.

-Hijo 1: ¿Qué sucedió, Madre?

-Madre: Lo de siempre, el bastardo no habla y solo se me queda mirando. ¡Me hace enojar tanto!

-Hijo 2: Es muy diferente a Miyuu-chan

-Madre: Es cierto, no se parece en nada a su dulce hermanita. Hay, ya estoy harta de ese mocoso.

-Padre: ¿Y que propones, cariño?

-Madre: Deberíamos deshacernos de el.



Al escuchar eso los ojos de Miyuki se abrieron como platos, ¿Había escuchado bien?, Esa familia pensaba deshacerse de su hermano….


-Miyuki: (Pensando: Ya no necesito escuchar más..., ¿Por qué odian tanto a Nii-Nii? …, yo…, ¡YA NO QUIERO ESCUCHAR MÁS! )


Miyuki abrió la puerta de par en par, la familia quedo sorprendida, dado que se habían dado cuenta que Miyuki había escuchado cada palabra que habían dicho. La familia adoptiva trató de calmarla, Miyuki lloraba, fue cuando todo se oscureció para Miyuki. En ese momento, sus ojos cambiaron, ella ya había despertado una técnica importante para el Clan Uchiha, el Mangekyō Sharingan. Era la primera vez que Miyuki activaba tanto el Sharingan, había practicado un poco antes con su hermano, pero ella sabía muy bien que el Mangekyō Sharingan, no duraría mucho tiempo dado que ella no sabía usarlo muy bien. Aun así, abrió sus ojos y la familia miro a los ojos de Miyuki fijamente, un grave error para ellos. Miyuki los torturo hasta la locura misma, en la cual ellos se comenzaron a matar entre si. Cuando Lee llegó, vio a su hermanita en el suelo llorando, frente a los cadáveres de la familia adoptiva. Lee se acercó a su hermana y le acaricio la cabeza.

-Lee: Ve a bañarte, Miyuki. Es hora de irnos…

-Miyuki: H-Hai…


-De regreso a la Actualidad-


Ambos hermanos siguieron caminando sin darle importancia a lo que la gente decía. Avanzaron hasta unos departamentos y entraron a uno de ellos. El casero le dio la llave a Lee y Miyuki. Un hombre extraño apareció de repente detrás de los hermanos.

-Hombre: Eh, preciosa, deja a este chico aburrido. Ven vamos a divertirnos.

-Lee: Lárgate.

-Hombre: ¿Qué te pasa cabrón?, ¿Te haces el macho?

-Lee: Te dije que te largaras.

-Hombre: ¿O si no, que?. Ven preciosa vayámonos.


El hombre extraño iba a jalar del brazo de Miyuki, pero Lee le tomo de la muñeca y se la torció, luego lo golpeó en el estomagó y lo dejo en el piso por unos momentos, cuando el hombre se volvió a levantar, a penas y podía tambalearse, se fue lo más rápido posible de allí.




(Continuara....)